Vigilando la frontera con kinect

Kinect pasó de ser un juguete a un arma, ya que Corea del Sur ha utilizado su capacidad de detección de movimiento para monitorear su frontera norte.

Creado con tecnología de la empresa Prime Sense, el periférico ha sido adaptado para reforzar la zona desmilitarizada, esta zona se conforma por 248 kilómetros de largo por 4 kilómetros de ancho, separando la península desde el fin de la guerra de Corea.

A pesar de ser un terreno con minas, en el lugar habitan fauna y flora, albergan especies endémicas raras que viven entre las vallas cuya fama de ser impenetrables se  vio en entredicho en 2012 cuando un refugiado norcoreano la cruzó.

El ejército surcoreano compró el programa porque permite diferenciar los desplazamientos humanos de los animales.

Los dispositivos se colocaron a partir de agosto de 2013, un responsable del ministerio de Defensa confirmó la existencia de este dispositivo pero rehusó dar más detalles por razones de seguridad.

Pronto mejorará el sistema para que sea capaz de detectar calor y el pulso del corazón, lo que acercaría al sistema kinect 2.0.

Esta no es la primera vez que se relaciona el mundo de los videojuegos con el espionaje, ya que en juegos como World Of Warcraft y Angry Birds han estado sometidos a la acción de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos.