Sitios históricos de la Ciudad de México, El Panteón Francés “La Piedad”

Hablar del Panteón Francés de la Piedad es regresar mucho  tiempo atrás en la historia de México.

Pero, ¿Por qué hablar de un Panteón, y sobre todo  Francés en México?

Bien, la construcción del cementerio, mejor conocido como el Panteón Francés es rasgo de la presencia francesa en nuestro país, los cuales son procedentes de la inmigración.

Durante 1842 la comunidad francesa decide crear una institución que favoreciera sus intereses, es por eso que crearon “Sociedad Francesa y Suiza de Prévoyance “ pero para 1860 se integran a los belgas y se le cambia el nombre a “Sociedad de caridad francesa, suiza y belga”.

El propósito de esta asociación era la de ayudar y socorrer a inmigrantes que llegaban a México, dándoles alojamiento, trabajo, y atención médica. Todo esto solo por una mínima cantidad. Brindaban con el servicio de un hospital, y no falto mucho para que desearan un cementerio propio, además de sumar el número de franceses muertos en la “triste guerra”.

El gran proyecto del Panteón Francés, se lo encargaron al decano Ernest Masson, quien a petición de la asociación encontró un terreno seco sin humedad a poca profundidad al sur de la Ciudad de México, en el Pueblo de la Piedad.

La Asociación y autoridades llegaron a un acuerdo y firmaron un convenio por doce años y al término de ese tiempo el Panteón quedaría en manos de las autoridades. Siguiendo y respetando los lineamentos de la ley el Panteón Francés comenzó su construcción tomando como modelo arquitectónico los cementerios del Pére La Chaise, de Paris y el Saint James Park, en Londres.

Desde su apertura el Panteón ha sufrido dos ampliaciones en 1877 y en 1920, ya para 1942 cierra la venta de terrenos y se crea un segundo Panteón Francés en San Joaquín, aún vigente.

Pero fue hasta 1873 cuando gobernaba el Presidente Sebastián Lerdo de Tejada que abrió sus puertas el Panteón Francés para los mexicanos, duplicándose el número de inhumaciones de mexicanos y de otros extranjeros privilegiados. Algunas personas importantes, como él escritor y político José López Portillo y Rojas, el presidente Francisco Ignacio Madero González, también él  militar revolucionario Salvador Alvarado quien estaba bajo las ordenes de Venustiano Carranza,  la actriz María Feliz , el actor y comediante Roberto Gómez Bolaños y el arquitecto Teodoro González de León por mencionar solo algunos.

El Panteón francés se encuentra en la colonia Buenas Aires de la Ciudad de México, sobre la avenida Cuauhtémoc, entre el eje 3 sur y la lateral del Viaducto. En la entrada del panteón nos podemos encontrar con una frase “Heureux qui meurt dans le seigneur”, que significa “Dichoso aquel que muere en el Señor”.