El talón de Aquiles de los Arquitectos

¿El dominio de los programas CAD?, ¿Contar con Maestría?, ¿La administración de obra? ¿Te has preguntado qué es lo que impide que tengas el trabajo que añorabas tener cuando eras egresado de la carrera de Arquitectura?

Quizá ya te ocurre y sientes que mucha gente a tu alrededor progresa, consigue cargos en el desarrollo de un proyecto,  comienza sus propios despachos, obtiene contratos y el cambio positivo de vida emocional, laboral y económica que eso conlleva, mientras tú sientes que solo estás mirando y que las cosas buenas solo les pasan a los demás, y a pesar de que  tienes toda la intención de conseguir y luchar por cosas mejores, solo transcurre el tiempo y las cosas buenas simplemente no te pasan a ti.

El primer aspecto que suele detenernos para conseguir cosas mejores es nuestro propio análisis de que no estamos listos aún, ten cuidado con ese “AÚN” porque se puede volver un tiempo largo e indefinido, y a pesar de que estará bien intencionado, suele ser una trampa y una barrera hecha a base de nuestra inseguridad. Si hay algo técnico que te hace falta, la solución es sencilla: apréndelo. Si no, seguramente es tu propia idea la que te detiene.

Te comparto los 4 miedos comunes a vencer para construir una mejor carrera en Arquitectura y cómo empezar a transformarlos.

1) La negatividadésta tiene la habilidad de disfrazarse de precaución excesiva y de convencernos de que somos sensatos al no arriesgarnos. La primera señal de que tenemos una negatividad encubierta viene en el momento en que sabemos que hemos cumplido nuestros deberes, tenemos un buen desempeño y sin embargo nos damos cuenta de que las cosas no cambian para bien, no hay mejor ingreso de dinero o nuevos desafíos profesionales, entonces nos damos cuenta de que con frecuencia estamos de mal humor y vemos todo con disgusto violento o sarcástico, pero no hacemos nada para solucionarlo porque pensamos que debemos ser prudentes.

No subestimes las señales, los síntomas poco a poco se acumulan, al primer indicio de que algo no está bien busca cosas que te inspiren y te nutran, aunque sea algo sencillo, un nuevo programa de diseño, un seminario, un proyecto pequeño de diseño o construcción, las buenas ideas no sólo vienen en empaques grandes, déjate sorprender.

2) No valorar tus pequeños logros como parte de un logro mayor. La mentalidad de que las cosas buenas son “solo para algunos” es una justificación muy cruel para nosotros mismos pero nos hace conformarnos ante las derrotas -incluso a las que nos adelantamos sólo en nuestra imaginación-, y todo es cuestión de lo que pensamos, si es así, recuerda que también hay quien dice que “la fortuna le sonríe al valiente”, y para ser valiente es importante saber que se tiene miedo. Esto de la buena actitud es algo muy conocido pero nadie nos da una receta a seguir para el día 1 o el día 2 de la fecha en la que decidimos mejorar nuestra vida, quizá no exista pero prueba por cambios pequeños, motívate, felicítate y valórate por pequeñas acciones al día, aprende un nuevo truco en los programas, lee un nuevo artículo sobre obras recientes en el mundo, mejora una sección de tu CV y no menosprecies la importante acción que consiste el simple hecho de empezar. La diferencia entre los dichosos y los que no lo son es la constancia, y ésta no implica que un día escales el Everest y el siguiente cruces nadando el Golfo de México, una pequeña cosa a la vez comienza a abrir camino.

 3) Hay crisis ahorita, nadie quiere invertir. Sí, hay crisis, pero si nos ponemos exigentes entonces debemos reconocer que en toda la economía moderna siempre ha habido crisis, unas distintas a otras y se sienten más en algunos periodos, pero siempre se hablará de una que esté justo a la vuelta de la esquina. Por lo tanto esperar a que la crisis pase para iniciar algo nuestro es igual a esperar a que las olas de los mares se detengan (buena suerte con eso). Mejor comienza a construir tu propio barco para que puedas ir a donde quieras y cuando quieras; en todo caso, el cielo te dará tanto tormentas como días soleados, ya sea estés aventurándote en mar abierto o navegando tranquilamente en la costa. Y recuerda que es en las crisis donde las áreas de oportunidad se presentan.

4) No tengo experiencia, puede que este sea tu caso, pero lo que SÍ tienes es decisión y compromiso, no hablemos sobre la intención de hacer un buen trabajo porque eso seguro ya es algo establecido, concentrémonos en el empeño y resistencia para resolver y prevenir problemas,  pues realmente el miedo de no poder enfrentarlos es el verdadero monstruo que vigila nuestra entrada al éxito. Confía en todas las tardes o noches que sacrificaste para estudiar o conservar ese trabajo mientras estudiabas, siempre hubo la opción de dejar todo por la paz –que de hecho muchos la toman al rendirse- pero tú elegiste seguir. Ahora, ¿en verdad crees que la respuesta de “no creo poder” es coherente para quien ya recorrió todo ese camino formativo? Siempre dicen que hay cientos de personas queriendo hacer lo mismo, buscando las mejores opciones, pero también hay miles que quieren y ni siquiera lo intentan, si al final de cuentas caerás en un grupo estadístico ¿en cuál de esos dos quieres entrar?

Sin duda, el vivir de la Arquitectura, es un trabajo arduo y muy demandante que te paga con la mejor de las satisfacciones, la de ver en pie obras que solo existían en la mente de sus creadores y sobre todo ayudar a las personas a desarrollar su vida diaria en los espacio que el arquitecto ha creado para ellos.

Te invitamos a que comiences a valorar cada elemento que integres a tu carrera, eso por inercia te hará estar al pendiente de la innovación constante que tiene esta profesión, cambiará tu contexto emocional y te dará seguridad para moverte a nuevas oportunidades aunque el mundo amenace con detenerse.

También te invitamos a que nos acompañes en nuestras publicaciones y actividades por venir, para que estés al pendiente de más consejos, artículos de interés, tutoriales, concursos, talleres y seminarios para crecer en este emocionante campo que es la Arquitectura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *