Bullet Journal, por qué necesitas uno

Se trata, justamente, de un método de organización en papel y lápiz, similar y a la vez muy distinto a una agenda, ideal para hacer más productivo el tiempo. El Bullet Journal es, básicamente, una agenda hecha a mano. Se puede hacer sobre cualquier cuaderno, lo cual tiene, para empezar, dos grandes ventajas: es más económico que una agenda común, y es personalizable.

La base del sistema Bullet Journal está en hacer listas de tareas, tenemos muchos proyectos en marcha, en el trabajo, en casa, en la familia, en nuestros emprendimientos personales. eso trae como consecuencia que tengamos la mente agotada de pensamientos dispersos, y no podamos poner el foco en ninguno. 

 Pero… ¿Cómo se hace?

Paso uno: Debes elegir un cuaderno que te guste verdaderamente. Recuerda que será tu compañero todo el año.

Paso dos: Esto es muy importante y lo primero que debes hacer. Si, puede ser un poco laborioso pero todas las hojas tienen que tener número. Lo agradecerás luego.

Paso tres: Indice, respeta un par de hojas al inicio para esta sección, básicamente aqui anotaras las tareas realmente importantes, registraras el numero de pagina donde se encuentra esta actividad y listo, cunado necesites verificar alguna tarea sabrás exactamente donde se encuentra.

Paso cuatro: Define un símbolo para cada tipo de anotación. Por ejemplo; punto para las tareas, círculo para eventos, y línea para notas. Agrega una estrella para prioridad. Por ejemplo.
Tú puedes elegir tantos como quieras y los que más te gusten. La finalidad es que puedas ver rápidamente de qué se trata cada punto de tu cuaderno.

Paso cinco: Registro anual, irás poniendo todas las cosas que debes hacer los distintos meses del año. 

Paso seis: Registro mensual, al iniciar cada mes, debes hacer un registro mensual, que sirve para tener una mirada rápida de todos los compromisos que tienes para ese mes.

Paso siete: Registro diario, finalmente, toca hacer un registro diario, donde cada día irás apuntando en forma de lista todo lo que tienes que hacer.
Para ello usarás los signos que antes has definido para catalogar cada tipo de punto de la lista. Luego de completar una tarea, lo marcas, para ir teniendo un registro de todo lo que has hecho y también de lo que falta.

Una gran ventaja que tiene el sistema es que no deja espacios libres. Si un día no tienes nada que hacer, simplemente no lo escribes en tu Bullet Journal. De este modo, nos ahorramos las odiosas páginas en blanco.

Estos pasos no son forzosamente necesarios a seguir pero sin duda son puntos clave que deberían ir para ayudarte a tener una mayor organización, recuerda que es algo muy personal así que siente libre de expresarte para representar tu personalidad.